LOS DIEZ ELEMENTOS CLAVE PARA MONTAR UNA OFRENDA DE DÍA DE MUERTOS

Cómo montar una ofrenda de Día de Muertos en diez pasos

 

Los diez elementos clave para montar una ofrenda de Día de Muertos

 

La festividad de Día de Muertos es una de las más atractivas y representativas de México. Es una tradición colorida y alegre, que rinde un homenaje a la muerte a través de las flores, la comida y los colores.

Las ofrendas son su sello distintivo, pues según las creencias ancestrales, montar un altar u ofrenda en casa es una manera de abrir la puerta a nuestros muertos e invitarlos a que gocen de los placeres de la tierra, como cuando estaban en vida.

Por eso, cada año, las casas mexicanas los reciben con una gran fiesta que empieza el 1 de noviembre, día de Todos los Santos, dedicado a los angelitos que ya partieron de esta tierra, y continúa el 2 de noviembre, Día de Muertos dedicado a los adultos difuntos. 

Aunque en México existe una gran diversidad de ofrendas, pues cada región tiene su propio estilo, hay elementos que son constantes por sus significados, como la comida, las flores, el agua, la sal, el pan de muerto, los cirios, los retratos y otros objetos o alimentos que se colocan en todas las ofrendas.

Así que si aún no has puesto tu ofrenda, en este post te compartimos cuáles son los elementos que no deben faltar en ella.

 

       1. Comida

 

Es una manera de recibir a los muertos que visitan la ofrenda con los platillos que les gustaban en vida. En este día se suele cocinar guisados tradicionales como mole, arroz, frijoles, pipián o tamales. 

Para los adultos se ponen bebidas alcohólicas y cigarros para que las ánimas recuerden los momentos que vivieron con alegría. Para los niños se ofrendan dulces típicos de azúcar, amaranto o calabaza.

          

         2. Pan de muerto

Representa los sacrificios humanos que se realizaban en la cultura prehispánica. Se incluye chocolate de agua ya que la tradición prehispánica dice que los invitados tomaban el chocolate preparado con el agua que usaba el ánima para lavarse, así se impregnaban de la esencia del difunto.

 

         3. Flor de cempasúchitl y de terciopelo

Conocida como flor de muertos, su nombre proviene del vocablo náhuatl cempoalxóchitl que significa flor de veinte pétalos. Tiene una altura de entre 50 centímetros y un metro, florece una vez al año y se pueden encontrar comúnmente en color amarillo y naranja.

Sus pétalos se usan para formar caminos con los que guían las almas de los muertos.

La otra flor infalible en las ofrendas es la de terciopelo, que tiene una altura de entre 40 y 60 centímetros; suele encontrarse comúnmente en color rojo, aunque también existen otras tonalidades como blanco, amarillo y violeta.

 

         4. Cirios 

Lo cirios son señal de duelo, suelen colocare en forma de cruz representando los cuatro puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse hasta encontrar su camino y su casa, aparte de agua y sal.

 

La luz es la guía para que los muertos encuentren el regreso a su antiguo hogar.

          

         5. Agua

En el viaje de los difuntos hacia nuestro mundo, el agua les quita la sed. Además es un elemento que simboliza pureza, en el cual las ánimas pueden asearse.

  

         6. Copal y cruz de ceniza

El copal depura el ambiente de las “malas vibras” y sirve para recibir con pureza a los espíritus de nuestros seres queridos.

Mientras que la cruz de ceniza representa el espacio donde las almas liberan sus culpas y si se encuentran en el Purgatorio, la cruz los puede ayudar a salir.

 

7. Calaveritas

La calaveritas de azúcar representan los cráneos humanos. Las medianas recuerdan que la muerte está siempre presente; las pequeñas son dedicadas a la Santísima Trinidad y las grandes hacen honores al Padre Eterno, dios. 

Las culturas mesoamericanas tomaban los cráneos de los prisioneros sacrificados y los formaban en hilera para honrar a los dioses, el altar era llamado tzompantli. Las calaveras hacen alusión a esa tradición prehispánica.

 

 

         8. Papel picado

El papel es una representación del petate que se utiliza para que los muertos descansen y funciona como mantel para colocar los elementos de la ofrenda.

 

 9. Retrato

Una fotografía del ser querido quiere decir que él será quien visitará la ofrenda. Dicen que el retrato debe quedar escondido para que sólo se pueda ver con un espejo, como símbolo de que se puede ver a la persona, pero ya no existe.

 

Pueden colocarse imágenes de santos que sirven como vínculo entre vivos y muertos, además de simbolizar la paz en el hogar y la aceptación de compartir alimentos.

 

         10. Mantel blanco y sal

El color del mantel y la sal significan pureza y alegría. La sal sirve para que el cuerpo del no se corrompa en el viaje de ida y vuelta.

Día de Muertos es una tradición que honra a los espíritus de una manera festiva y representa una manera de dialogar con ellos, que ya no están con nosotros en vida.

Por su importancia y significado en las diferentes regiones de México, la tradición fue inscrita, en el 2008, en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO y ahora cuenta con reconocimiento mundial.

 

 

 


Compartir esta publicación


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados