RENUEVA LA ENERGÍA DE TU CASA

Año nuevo, vida nueva. Ya llegó la época del año en la que quieres rodearte de energía positiva. Deseas darle la bienvenida a los cambios y abrir los brazos a nuevas oportunidades. 

A principio de año estás dispuesta a todo para cumplir tus propósitos y tu mood desde el 2 de enero es de renovación. Y está bien, vas por buen camino. Pero realmente quieres llegar al final de la meta tienes que tienes que empezar por renovar la energía de tu casa y/o de tu oficina.

La casa u la oficina son espacios donde compartes momentos muy agradables con tus amigos o familiares; donde explotas tu creatividad y donde la fuerza para seguir adelante con tus proyectos. Es por eso que estos espacios son fuente de energía para ti que debes depurar y revitalizar. ¡Son vitales!

Renovar la energía de tu casa y/u oficina es un procedimiento que se puede obtener en cuatro pasos. Quizá esta primera parte te lleve un par de fin de semanas, pero al final notarás que tus espacios vitales están ordenados y en armonía fluirá mejor la energía y el camino hacia tus metas y propósitos se abrirá fácilmente. ¡Inténtalo, vale la pena!

1. Limpia, organiza y libera

A ver, no se trata de darle la vuelta a la casa, pero sí de vaciar alacenas, armarios, baúles. Sé honesta contigo misma y haz una selección minuciosa de los objetos que realmente vale la pena conservar de cada contenedor.

Ya sé que a la hora de sacar el baúl de los recuerdos la emoción te gana y quieres volver a guardar el regalito que te dieron en el intercambio de la Navidad pasada, pero tienes que tener fuerza de voluntad para depurar a fondo cada espacio. 

Así que antes de echar de nuevo algún objeto viejo o insulso al contenedor pregúntate si realmente te gusta, si es útil o necesario. Si respondes “no” a cualquiera de estas tres preguntas, entonces, ¡deséchalo! En serio, no lo necesitas.

Una limpieza energética siempre va acompañada de una limpieza física: liberar espacios te ayudará a dar la bienvenida a cosas nuevas, a dejar atrás el pasado y los recuerdos no gratos. ¡Hazla!

2. Utiliza todas las habitaciones

Las estancias que usas como bodega suelen impregnarse de energía estancada. Lo mejor para evitar que se concentre ahí energía negativa es que les des una utilidad. Aprovecha para ponerte manos a la obra y conviértelas en un interesante espacio de lectura, en un relajante spa o en una divertida sala de juegos. Lo importante es darle un uso y hacer que la energía fluya en cada rincón de tu hogar.

3. Define tu estilo

No es que tengas que ser una experta en decoración de interiores para saber qué estilo te gusta. Simplemente con que observes qué estilos, figuras, texturas te atraen más cuando vas a una tienda o visitas la casa de tus amigas, podrás definir tu propio estilo.

Así vas adquiriendo el tipo de piezas con las que te identificas y las vas combinando sabiamente en cada espacio de tu casa o de tu oficina. Al final habrás logrado imprimir tu estilo.

Un muy buen tip para empezar a decorar es tomar como base el color que  predomina en el espacio o habitación que quieres transformar.

Si tienes oportunidad de pintar las paredes antes de decorar, te recomiendo que elijas tonos neutros o claros, son muy combinables y aportan mucha luz a los ambientes.

Puedes optar por un tono oscuro en las paredes sólo si tienes habitaciones muy iluminadas, de lo contrario, te sugiero que lo evites.

4. Revitalízate con un toque de greenery

Los tonos neutros en muebles principales, paredes y pisos no tienen por qué ser aburridos. Al contrario, al contrario, elegir esta gama en los sitios protagonistas de una habitación es una decisión inteligente para una decoración de largo plazo.

Los tonos neutros son un excelente  descanso visual y son altamente combinables, tienen la virtud de transformar un espacio con sólo colocar accesorios clave en la decoración.

Por ejemplo, si tu sala es de un tono gris la puedes combinar con unos cojines o una frazada color greenery (una mezcla de verde con amarillo) que será el color estrella del 2017, según el sistema Pantone.

Si quieres sentir esa sensación de cambio y transmitir en cada espacio de tu casa un espíritu de renovación, te sugiero que coloques en todas las habitaciones arreglos de flores y follajes artificiales con este color.

Varas de vid, manzana verde, varas de follaje y de amaranto tienen esta tonalidad que evoca los primeros días de la primavera, cuando el verde de la naturaleza revive, restaura y renueva el paisaje.

Los tonos greenery dan esa sensación de respiro y revigorizan los espacios, ¡úsalos!

Si de verdad quieres realizar cambios trascendentales en tu vida, empieza por renovar  la energía de tu casa, para que ésta circule de modo correcto y puedas lograr los objetivos deseados.

Recuerda que año nuevo, ¡vida nueva!


Compartir esta publicación